El verdadero espíritu del manglar vive en Fredonia

25.03.2017

Guardianes ambientales explicando a otros niños e integrantes de la comunidad cómo la contaminación afecta el crecimiento del mangle.
Guardianes ambientales explicando a otros niños e integrantes de la comunidad cómo la contaminación afecta el crecimiento del mangle.

Por: Juliette Tatis*

El mangle que ayuda a proteger la zona costera de Cartagena de Indias, hoy están pidiendo auxilio. Debido a problemas como el crecimiento excesivo y desorganizado en la ciudad está en riesgo, pues muchos de los manglares se han convertido en botaderos de basura y las construcciones ricas y pobres que se están levantando sobre ellos les están quitando su espacio vital.

Sin embargo, las raíces que conectan unos con otros también están conectando los esfuerzos que algunas organizaciones y ciudadanos están haciendo por protegerlos.

Uno de los primeros pasos para volver a darles vida a estos arbustos y acercarnos a la ciudadanía para promover su conservación fue la creación del Parque Espíritu del Manglar, ubicado, cerca del monumento de la India Catalina por el caño Juan Angola que comunica con la ciénaga de la Virgen. Hoy día el parque de do2 hectáreas es un espacio que visitan familias locales, estudiantes y turistas interesados en conectarse y aprender de la naturaleza dentro de la ciudad.

Los 10 kilómetros que separan el parque con el barrio Fredonia no son impedimento para que los mangles se comuniquen y para que esa comunicación llegue a la gente. En ese barrio que ha crecido entre invasiones desordenadas cerca de la ciénaga, los niños y vecinos ya están escuchando de la importancia de proteger esas barreras naturales que ayudan a detener el agua y evitar inundaciones. Unos 80 niños de la Institución Educativa de Fredonia se están capacitando para ser guardianes ambientales y ayudar a cuidar los ecosistemas de los canales Calicanto Nuevo, Calicanto Viejo y el Caño Lacayo cercanos al sector.

Daniel Enrique Carrascal Godoy cursa séptimo grado de bachillerato y es uno de los niños que hace parte de esta iniciativa. A sus 13 años ya es capaz de reconocer el valor de los manglares dentro de la naturaleza y distinguir entre los distintos tipos de mangle: "el mangle colorado o sanquino, el mangle Zaragoza y el mangle blanco".

¿Por qué es importante el manglar? "Da oxígeno, y como nos dijo el profe, nos ayuda porque cuando las ciudades están cerquita a las playas vienen huracanes y los mangles los detienen", responde Daniel, quien dentro de su aprendizaje ha estado visitando el parque.

Los niños visitaron el Parque Espíritu del Manglar como parte de una estrategia de sensibilización que les ayuda, en palabras de Daniel, "a reconocer los manglares y para que sepamos que no hay que destruir la naturaleza".

"El profe" es el filósofo y político Reinaldo Manjarrez, quien a pesar de no haber nacido en Cartagena se considera un integrante del barrio Fredonia, y trabaja con la Corporación Ecológica Amor Joven y la Fundación Social Ecocalicanto para formar a los pequeños guardianes ambientales como Daniel. 

La visita de los niños al parque les permite ver cómo se puede mantener la armonía y el equilibrio natural del mangle, "porque normalmente la gente allá ve los mangles como monte, como que hay que talarlos y tumbarlos porque eso es monte y basura, y no. Estamos viendo cómo el mangle embellece el entorno y ayuda tener un equilibrio natural que es el ecosistema actual de la ciudad de Cartagena", comentó "el profe".